Thika

27 mar
Thika

Son pocas las ocasiones en las que las cosas salen según lo planeado y muchas las veces en las que un buen proyecto es simple fruto de la casualidad, de eso tan manido de estar en el lugar adecuado a la hora adecuada. Claro está, esa casualidad es tan solo una puerta que luego con talento, buenas ideas y perseverancia hay que abrir y cruzar. De todo eso y más, especialmente de hacer buenas fotos, Jonathan May sabe un poco.

“Me encontraba en el aeropuerto de Mombasa esperando un vuelo doméstico. Hacía mucho calor, estaba aburrido y fastidiado y me puse a mirar un pequeño televisor que había allí. Y cuál fue mi sorpresa cuando descubrí que había niños ciegos jugando a fútbol en Kenia. En ese momento supe que tenía que visitar la escuela a la que iban esos niños y hacer algo con ello.”

Jonathan May, fotógrafo nacido en Australia y afincado actualmente en Europa, descubrió que la escuela primaria en cuestión se encontraba en la ciudad industrial de Thika (en la provincia central de Kenia), que se trataba de una organización sin ánimo de lucro dedicada a los niños ciegos y con discapacidades visuales y que estaba auspiciada por la institución cristiana Salvation Army. Sin pensárselo dos veces se plantó en el lugar y les propuso a los encargados de la escuela una serie de retratos con los niños.

Con el fin de mostrar mejor lo que es la vida de estos niños y niñas, o cómo es para ellos jugar a fútbol, Jonathan May tuvo la idea de crear una copia de los retratos que les había hecho y ajustar su opacidad al mismo porcentaje de visión que tenía el niño que aparecía en la foto. El efecto resulta ciertamente impactante y explica con precisión casi quirúrgica cómo ven estos niños el mundo que les rodea.

Pero la implicación de May en el proyecto fue un poco más allá: “Cuando el director de la escuela estaba reuniendo a un grupo de niños para que yo pudiera hacerles las fotos, me fijé en una niña ciega, Teresa, que se movía torpemente de un lado a otro del patio del colegio. Pregunté si podía reunirse con nosotros y me dijeron que eso no era posible. Su familia no podía costear la escuela y habían avisado a su madre para que viniera a buscarla ese mismo día para llevársela a su casa. El director me explicó luego que sin una enseñanza continuada, a su edad, Teresa se quedaría atrás y tendría muchos problemas para integrarse en la sociedad.”

“En aquel momento pensé en mi propia infancia. Cuando yo tenía la edad de Teresa no tenía ni una sola preocupación. No podía dejar que esa niña se fuera a su casa así que pagué de mi bolsillo lo que valían las clases por el resto del año. No era mucho dinero, pero con ese pequeño gesto Teresa tendría más posibilidades y esperanzas de vivir una vida más normal. Sin darme cuenta apadriné a una niña y he continuado pagando su educación desde entonces.”

Jonathan May tiene muy claro lo que pretendía conseguir con su serie de fotos: “Proporcionando al espectador una discapacidad visual paralela a la de los niños, este proyecto quiere concienciar sobre la lucha diaria que algunos niños tienen que soportar. Con cada imagen el espectador ‘ve’ las cosas tal y como las ve el niño de la foto y cada vez le cuesta más. Es una metáfora del deterioro en la visión.”

Para este proyecto, May utilizó una Canon EOS 5D Mark II, ajustó el valor de apertura en f3.5, la distancia focal en 48 mm y la sensibilidad ISO en 400 y empezó a retratar a los niños uno por uno. La velocidad de disparo fue distinta en cada retrato. Podemos seguir los nuevos trabajos de este fotógrafo australiano a través de su página de Facebook o de su blog.

A continuación, la serie de  fotos que el autor hizo en la escuela de Thika junto con las respectivas versiones de las imágenes que muestran el porcentaje de visión que tiene cada niño retratado.

Lina

Lina tiene una visión del 60%

James

James tiene una visión del 50%

Peter

Peter tiene una visión del 40%

Efanse

Efanse tiene una visión del 20%

Teresa

Teresa tiene una visión del 4%

Mathew

Mathew tiene una visión del 2%

Rhoda

Rhoda tiene una visión del 0%


fotos de la misma categoría




comentarios (17)


  1. varahus (27 de marzo de 2012, 08:46 horas)

    El retrato es impresionante, el corte en las manos un detalle poco perdonable teniendo en cuenta la profesionalidad del supuesto autor.
    Hay que reconocer que es un buen trabajo el expuesto aquí, sinceramente sobrecogedor, directo, sin velos…
    Enhorabuena por estas estupendas fotos.



  2. calvindexter (27 de marzo de 2012, 15:35 horas)

    @varahus

    Totalmente de acuerdo contigo. Yo tampoco soy partidario de cortar extremidades en las fotos, aunque a veces se hace sin querer y no hay posibilidad de repetir la foto como imagino que debió pasar en este caso.



  3. Ruben Ricardo Arteaga (27 de marzo de 2012, 19:27 horas)

    Un documento de alto vuelo,por lo que muestra,como hacerlo y ese profundo respeto de lo retratado.Un uso adecuado de la fotografía como intermediario de lo que les sucede a otros seres,iguales a nosotros,solo con la diferencia de haber sido” tocados “de otra forma ,como si de don o de una varita mágica se tratara.Al leer a su autor,comprendí la inmensa humanidad que lo embarga y, de las que muchos,están exentos.Los detalles técnicos de las gráficas,personalmente, me tienen sin cuidado(pregúntenle a R Frank,sobre los cortes más inverosímiles).Solo me detengo en el contenido,que me lleva a abrazar lo que veo…,y tratar de comprender,lo cual,no me es nada fácil hacerlo. Mis respetos.



  4. Margalomar (27 de marzo de 2012, 21:36 horas)

    Todos sabemos de sobra de las desgracias que hay en esta vida, sin que nadie tenga que recrearse con las mismas, como ocurre con la mayoría de imágenes de guerras o catástrofes naturales. Me parece indecente y además innecesario. Además, querido Jonathan, procura que tu mano izquierda no sepa lo que hace tu mano derecha, y si apadrinas a un niño o niña hazlo por ellos y no para que los demás se enteren. En cuanto a la calidad de las fotos, pienso que debes pulirte mucho, pues son bochornosas. En lo que respecta al criterio de selección de imágenes, estoy confusa, pues cada día son peores.



  5. Ruben Ricardo Arteaga (27 de marzo de 2012, 23:49 horas)

    No sé por que,pero me vino a la memoria un decir que no me corresponde,y es aquel que expresa:”El que hace algo puede llegar a equivocarse,el que no hace nada,ya,está equivocado.”.El queísmo,va como obsequio.



  6. Joan Mas (28 de marzo de 2012, 09:42 horas)

    Yo creo que como reportaje o foto denuncia esta muy bien y es muy original.
    Quizás si alguno no les haga falta ver esto para concienciarse, pero por desgracia los hay que si les hace falta y si no fuera por trabajos así, muchas ONG no conseguirían el existo que tienen y muchas personas que necesitan ayuda no la recibirían.
    Creo que en estos casos la calidad de las imágenes queda en segundo o tercer plano ya que lo importante es lo que transmiten, el mensaje.
    A mi me parece un trabajo esplendido.
    (Concienciarse no es suficiente, lo que hay que hacer es echar una mano)

    Votación máxima.



  7. Alejandrop85 (28 de marzo de 2012, 09:57 horas)

    Sinceramente, no veo qué hay de malo en que el fotógrafo explique lo que hizo en la escuela de Thika, tanto a nivel fotográfico como a nivel personal. Simplemente ayudó a que una niña pudiera asistir a una escuela y tener una vida mejor.

    Margalomar, ¿En serio te parece indecente eso? ¿En serio crees que el fotógrafo se está recreando y que cuando pagó la escuela (que me apuesto lo que quieras a que fueron unos míseros dólares) lo primero que pensó fue que más adelante podría alardear de ello en un blog de fotografía?

    Quizás la única intención del fotógrafo era ayudar y cuando lo explica lo hace con la intención de mostrar que con pequeños gestos se pueden hacer grandes cosas.

    Yo cuando he leído el texto en ningún momento me ha parecido que el fotógrafo estuviera recreándose en nada.

    En cuanto a la calidad de las fotos, estoy con Joan Mas… las fotos en sí no son nada del otro mundo, me parecen muy normales y son retratos muy simples, pero es que es de esos casos en los que la técnica queda en un segundo plano y con lo que te quedas es con la historia que hay.

    Votación máxima en mi caso también.



  8. Margalomar (28 de marzo de 2012, 10:12 horas)

    Creo que este blog ha perdido el norte. Si leéis el encabezamiento del mismo, donde dice quienes somos, veréis como se salta todos los criterios de selección fotográfica: calidad, técnica empleada, “solo nos interesa la imagen” y no los méritos del autor, etc. En cuanto a recrearse morbosamente me refiero más al espectador que al autor, que también.



  9. Alejandrop85 (28 de marzo de 2012, 10:33 horas)

    Pues hablarás por ti Margalomar, porque a mi no me da ningún morbo ver a un grupo de niños ciegos que no tienen ni para pagarse la escuela. Es más, me da pena y después de leer el texto he visitado la web de la Salvation Army esta a ver si se puede colaborar de alguna manera.



  10. Margalomar (28 de marzo de 2012, 10:46 horas)

    Para ayudar a otros Seres no es necesaria una foto, solo hay que ver lo que cada día ignoramos. No convirtamos este blog en una ONG, para eso hay ya instituciones.



  11. Alejandrop85 (28 de marzo de 2012, 11:02 horas)

    Lo siento pero discrepto totalmente contigo Margalomar. Para que la gente reaccione a veces hacen falta una, dos y miles de fotos para que nos demos cuenta de las cosas que pasan en el mundo y nos pongamos a hacer algo. Si nadie nos explica lo que pasa, cómo se supone que vamos a hacer algo. Si desconocemos los problemas que hay en el mundo, cómo vamos a solucionarlos? Pregúntale al fotógrafo Nick Ut si su foto de la niña del napalm en Vietnam sirvió para algo. Y lo que dices de las instituciones, pues a lo mejor tu tienes un listado de miles de instituciones con las que colaboras a diario, pero yo por ejemplo no conozco a tantas instituciones y mucho menos conocía a la de la Salvation Army de la que se habla aquí y me ha gustado que me hablaran de ella. ¿No serás tú de esas personas que van dando lecciones de moral a diestro y siniestro y que a la hora de la verdad no hacen nada de nada?



  12. cholas (28 de marzo de 2012, 15:02 horas)

    Pienso luego existo, pero no digo lo que pienso porque dejo de existir. Quienes vivimos bajo el yugo de la dictadura franquista sabemos muy bien lo que esto significa. Sí, soy MARGALOMAR, y hago este comentario porque estoy indignada, pues la dirección de este indecente blog acaba de cerrar mi anterior enlace. Deduzco que mis comentarios han ofendido a algún inepto que pensaba que MATANDO AL MENSAJERO acabaría con los mismos, pues no, y por eso me he registrado con otro nombre y lo haré tantas veces como sea necesario.



  13. Alejandrop85 (28 de marzo de 2012, 15:18 horas)

    Pues algo habrás hecho o dicho para que te cierren el enlace (¿?) que dices que te han cerrado. No sé muy bien a qué te refieres con lo de enlace, la verdad. Y si tu estás indignada, imagina cómo debe estar el fotógrafo al que has acusado (sin ninguna prueba por tu parte) de falsear su foto. Me refiero al comentario que has dejado en la foto de “Roca Viva”
    http://www.comolahice.com/2012/03/roca-viva/

    Y por cierto, sigo esperando a que me contestes alguna de las preguntas que te he hecho en anteriores comentarios, pero no tengo muchas esperanzas de que lo hagas porque me da la impresión de que simplemente te dedicas a trollear, a criticar sin razonar o argumentar absolutamente nada y en tu último comentario incluso a insultar. Y luego te sorprende que te cierren enlaces y cosas así.



  14. cholas (28 de marzo de 2012, 15:46 horas)

    Mira Alejandro, como he dicho, a quienes vivimos la cruel dictadura hubimos de morder la mano de quien nos tapaba la boca para poder decir lo que pensábamos, aún a riesgo de perder nuestras vidas; todo ello para que tú y yo ahora podamos expresarnos libremente. No te parece funesto que volvamos a las andadas, es acaso que lo deseas, pues no te arriendo las ganancias.



  15. Alejandrop85 (28 de marzo de 2012, 16:03 horas)

    Cholas, una cosa es la libertad de expresión y otra muy distinta el respeto y la educación. Tu tendrás toda la libertad que quieras para decir lo que te apetezca, pero de respeto y educación andas muy justita.



  16. Ruben Ricardo Arteaga (28 de marzo de 2012, 16:25 horas)

    Si es por escribir algo o señalar la “indignación” de alguien,que por doquier desparrama apreciaciones personales,que,según su saber y entender tendrían que ser nuestras, subestima a todos quienes somos espectadores.Diría e intuyo que algún problema glandular la está aquejando.Una maestra de las tantas,de la cual, no sé si me interesaría conocer algo de su maestría.Algunas lecciones ya nos fueron adelantadas.Es por ello…,he decidido cambiar de escuela.Nos acusa del regodeo nuestro ante una imagen,se fijo acaso en el suyo de trilladas frases,que en nada, alteran su simple decir.Habla de dictadura y se expresa con un mandato que le es propia.¿En que quedamos?.!Somos lo que decimos, o decimos y no nos leemos¡



  17. Rodrigomv (29 de marzo de 2012, 14:50 horas)

    Amén de las extremidades cortadas, los retratos son muy buenos…en su página el autor tiene cosas muy interesantes, y viendo sus fotos puede uno asegurar que el tipo está totalmente loco….
    Hay algo que no me cierra:”explica con precisión casi quirúrgica cómo ven estos niños el mundo que les rodea.” tengo entendido que los ciegos (0% de vision) ven totalmente oscuro, me cuesta creer que Mathew, con 2% de visión, vea así…y ni hablar de Rhoda. No creo que sea tan simple como ajustar la opacidad con Photoshop…



Mándanos un comentario

Es necesario estar registrado como usuario de CLH para publicar comentarios.

Si ya eres usuario de CLH, haz clic aquí para identificarte.
Si todavía no eres usuario de CLH, haz clic aquí para registrarte.