Lágrimas

08 mar
Lágrimas

Aunque con nexos artísticos evidentes, la fotografía y la pintura son dos artes visuales que siguen su propio camino y se sirven de herramientas únicas e intransferibles para enlazar creador con espectador. No obstante, hay ocasiones en las que esa línea divisoria se desdibuja y el resultado es una amalgama de estilos imposible de concebir sin talento y habilidad en ambas disciplinas.

Con una colección de imágenes que realizó a principios de 2010, la fotógrafa y maquilladora francesa Nadia Wicker quería recuperar algo del pasado sin renunciar a su presente: “Esta imagen es parte de una serie de autorretratos llamada Mezig (que significa “yo”) con la que intenté volver a descubrir el placer que me proporcionaba trabajar con pintura cuando era más joven.”

“Al principio solo quería mostrarme cubierta de pintura negra, pero al cabo de un rato empecé a llorar y mis lágrimas borraron la pintura creando al mismo tiempo las formas de las lágrimas de color piel que aparecen en la fotografía. Cuando terminé con la sesión no fue esta la imagen que seleccioné para la serie sino otra en la que salía con los ojos abiertos. Pero volvía una y otra vez a esta foto y al final me di cuenta de que con ella conseguía concentrar mejor la atención del espectador en las lágrimas. Los ojos cerrados o abiertos lo cambiaban todo.”

“Por aquel entonces trabajaba con una modesta Canon EOS 350D y disparaba con la ayuda de un par de flashes”, nos explica Nadia, que para conseguir este autorretrato equipó su réflex digital con un objetivo Canon 100 mm f2. Disparando en modo manual, la artista francesa ajustó la velocidad de disparo en 1/200 segundos, el valor de apertura en f10 y pensó que era mejor subir el valor ISO hasta 200.

Pese a que la imagen seleccionada de la serie Mezig es parca en cuanto al color y muestra una oscuridad casi absoluta, la colección se completa con fotografías de colores saturados e instantáneas de un blanco casi puro. Como era de suponer, no faltan los autorretratos en blanco y negro.

Para apreciar parte del trabajo que llevó a cabo durante la sesión de fotos, Nadia nos invita a ver un vídeo que realizó el fotógrafo y director Sébastien Vincent a modo de “making of” de la serie. Dicho vídeo se proyectó durante la exposición que Nadia Wicker hizo en París en octubre de 2010.


fotos de la misma categoría




comentarios (2)


  1. varahus (8 de marzo de 2012, 09:39 horas)

    Una imagen que impresiona, muy bien conseguida, además de las texturas que la definen y que, a mi juicio, es la esencia del motivo plástico de la misma.



  2. Ruben Ricardo Arteaga (8 de marzo de 2012, 22:56 horas)

    Estas imágenes suelen tener,para quien las contempla,un atractivo y encanto muy especial.No en vano,muchos pueblos del mundo utilizan todo tipo de afeites en sus ceremonias,conmemoraciones,etc.La fotografía no es ajena a estos acontecimientos en sus registros de habitantes de recónditos lugares,como así también,de áreas urbanas.Daría la impresión que la piel debe ser “esculpida”,labrada, pintada con cremas,polvos variopintos para adquirir un otro yo que haga de uno y, represente ante cualquier deidad, con un respeto que ese soporte desnudo no puede ofrecer.¿Mitigan dolores quizás al untarse con ellos(unguentos),huelen bien ante los supremos y éstos dan las gracias?.!Vaya uno a saber¡.Le sugiero a la autora de esta fotografía que visite las imágenes de la fotógrafa Carol Beckwith,trabajos sobre los “Wodaabe”,en Niger y al fotógrafo de moda,Thierry Le Goués,sé que me lo va agradecer.Cordiamente.



Mándanos un comentario

Es necesario estar registrado como usuario de CLH para publicar comentarios.

Si ya eres usuario de CLH, haz clic aquí para identificarte.
Si todavía no eres usuario de CLH, haz clic aquí para registrarte.